11 enero, 2007

Codo de tenista en el pádel

La lesión más habitual entre los tenistas y jugadores de pádel se denomina en lenguaje médico epicondilitis lateral. Se trata de un síndrome doloroso, localizado en la parte externa del codo, y es una patología tan frecuente en el deporte de la raqueta que, ya desde hace décadas, los traumatólogos se refieren a ella denominándola simplemente como codo de tenista

La sintomatología del codo de tenista es un proceso crónico que se expresa con dolor a lo largo de todo el antebrazo y que en algunos casos se extiende hacia arriba, a la cara posterior del brazo.

Lesión codo de tenista en pádel
Tenemos que estar atentos para prevenir los problemas de codo y fijarnos en los signos, como el dolor en el antebrazo al dar la mano a otra persona (por la contracción de los extensores), que nos deben poner sobre aviso.

Para la prevención de esta patología son importantes las características de la raqueta o pala empleada y realizar un entrenamiento correcto. La elección de una pala adecuada, fabricada con los materiales más modernos capaces de absorber gran parte de las vibraciones y con una dureza no demasiado alta, es fundamental. También es muy importante, como en todos los deportes, calentar de forma correcta, en este caso insistiendo en el calentamiento del brazo antes de efectuar golpes potentes.

Es necesario corregir los gestos técnicos para reducir el exceso de carga sobre el antebrazo por una mala ejecución, con la ayuda de un monitor cualificado.

Hasta el momento no existe ningún tratamiento ideal para el codo de tenista y por lo general la fisioterapia suele ser la opción recomendada. Una de las técnicas empleadas, con resultados positivos, consiste en un programa de ejercicios y estiramientos intercalados con la aplicación de hielo en la zona dolorida.

Según este artículo de elmundo.es,


La fisioterapia es lo idóneo para los casos de codo de tenista:
Los tratamientos clásicos del problema son los antiinflamatorios (como ibuprofeno o naproxeno), las inyecciones de corticoides, la inmovilización de la extremidad, el calor y la fisioterapia. Sin embargo, todavía existen dudas sobre la eficacia de estas estrategias, pues muchas investigaciones han arrojado resultados negativos sobre ellas.

La investigación ha arrojado varios resultados de interés desde el punto de vista práctico. En primer lugar, la eficacia de la fisioterapia (administrada en ocho sesiones de media hora, más ejercicios caseros). A corto plazo este tratamiento obtiene mejores resultados que simplemente 'esperar y ver', tanto en los niveles de dolor al apretar la mano como en la situación general del afectado.

En cuanto a la pala de pádel más adecuada, como ya hemos comentado, debemos fijarnos sobre todo en los materiales y que la dureza de la pala no sea demasiado alta. Son muchas marcas las que publicitan entre las caracterísiticas de sus palas, el tener un sistema antivibraciones incorporado.

En este artículo, comentábamos como el sistema de ventanas de algunos modelos de palas de pádel, servían para atenuar las vibraciones que llegan al brazo del jugador, como algunos modelos de Dunlop, Davor, Varlion y Akkeron.

En este otro artículo, vimos las últimas novedades en tecnologías para la fabricación de palas de pádel. En concreto podemos destacar las palas de Vairo con cuerdas, las paletas con cámara de aire, como la Steel Custom Air Impact y la Paddle Coach AirBox, y los nuevos materiales como el Polietileno Reticulado en lugar de la goma EVA tradicional que utilizan algunos modelos de Paddle Coach y Dunlop entre otros.

Artículos relacionados:

2 comments:

Valpa dijo...

Soy monitor de padel y llevo un año y medio con epicondilitis. Lo único que no he probado son las infiltraciones con corticoides (algunos especialistas dicen que no debe usarse por crear calcificaciones en los tendones) Esto es bastante irregular pero teniendo en cuenta que por mi trabajo no he realizado ningún parón significativo, los tratamientos realizados puede que hayan fallado por eso. Quiero volver a utilizar acupuntura. Ya os daré noticias. Saludos

Anónimo dijo...

Como Fisioterapeuta y Osteópata, os doy mi punto de vista: por supuesto, doy por hecho que se hace un buen estiramiento y calentamiento antes y después, y que se utiliza la pala adecuada, en cuanto a peso se refiere. Pero en muchos casos el problema no está en el codo, sino que parte de un problema de inestabilidad de hombro, o un problema cervical que comprime el plexo braquial (nervios del brazo). así que muchas veces no hay que obsesionarse con el tratamiento sintomático del codo, y buscar la causa real que lo provoca.